coronel chile  
la ciudad en internet  
 

   

 

Historia de Coronel

Fotos Antiguas

Hito Galvarino

Batalla de Coronel

Historia de los Tsunamis

Isla Santa María

playa blanca coronel

Playa Blanca

Nuevo - Paseo las Olas


Sección Motoquera  Coronel City.cl 

motos de chile

 

Correo

gmail

Coronelcity

 

 

Libro de Visitas

 

 

La Lamparita

lota schwager

LotaSchwager.cl

 

 

El Tiempo on line

 

 

 

Links

Tv on line

Plano de Coronel

 

 

 

 

 

Coronelcity.cl

Historia de los Tsunamis en Concepción

actual Ciudad de Penco

 

Coronelcity presenta a continuación La Historia de Los Tsunamis de Concepción, actual ciudad de Penco, por tratarse de una ciudad Costera cercana a Coronel y debido a que a las fechas de ocurridos los hechos son anteriores a la fundación de la ciudad.

Los datos son extractos de la Historia de Chile de Francisco Antonio Encina.

tsunami

 

El Terremoto del 8 de febrero de 1570 destruye Concepción.

 


             La racha antiguerrera que, en su exaltado celo por la suerte del indígena, desató el obispo de La Imperial, distaba de ser la última de las calamidades que la fatalidad se había propuesto desencadenar contra el gobierno dé Bravo de Saravia. Un gran terremoto arruinó a Concepción. El 8 de febrero de 1570, a las nueve de la mañana, "vino repentinamente un temblor de tierra y terremoto en aquella ciudad, tan grande que se cayeron la mayor parte de las casas, y el suelo se abrió por tantas partes que era admirable cosa verlo; de manera que los que andaban por la ciudad no sabían qué se hacer, creyendo que el mundo se acababa, porque veían por las aberturas de la tierra salir grandes borbollones de agua negra y un hedor a azufre pésimo y malo que parecía cosa de infierno: los hombres andaban desatinados, atóni­tos, hasta que cesó el temblor. Luego vino la mar con tanta soberbia que anegó mucha parte del pueblo, y retirándose más de lo ordinario mucho, volvía con grandísimo ímpetu y braveza a tenderse por la ciudad. Los vecinos y estantes se subían a lo alto del pueblo desampa­rando las partes que estaban bajas, creyendo perecer" (Alonso de Góngora Mar­molejo). A pesar de encontrarse reunida en la iglesia la mayor parte de la población en el momento de producirse el terremoto, no hubo vícti­mas. La tierra siguió temblando durante cinco meses.
Al peligro de las salidas del mar, pronto se añadió el de los indios. Felizmente los españoles, al refugiarse en las lomas vecinas a la ciudad, habían tomado precauciones contra un posible asalto de los ma­puches, y éstos, encontrándolos prevenidos, se retiraron después de un amago. Eloidor Torres de Vera, que andaba con 100 soldados en los campos vecinos al Laja o Nivequetén, acudió en auxilio de la ciudad apenas supo la catástrofe. Con las maderas de los edificios destruidos, se construyó un recinto fortificado, Las provisiones se repusieron con trigo traído de Santiago y de Valdivia.
Cinco meses más tarde, el 8 de julio de 1570, los oidores, el cura, el superior del convento mercedario, los miembros del cabildo y los veci­nos más notables, iniciaron la construcción de una ermita en el lugar' que les había servido de refugio. Se declararon días festivos el miérco­les de ceniza, aniversario del terremoto, y el día siguiente, y se compro­metieron a organizar todos los años una procesión, en la cual debían llegar descalzos hasta la ermita para oír una misa cantada. En los tiempos de Córdoba y Figueroa; o sea, siglo y medio más tarde, aún se realizaba la procesión, pero ya con poco fervor.

 

Terremoto y posterior Maremoto
15 de Marzo de 1657

                        A las siete y media p.m. del 15 de marzo de 1657 un espantoso terremoto, cuyo centro parece haber sido la costa de Concepción, sa­cudió el territorio desde el Cautín hasta el Maule. En esta extensa   región, asolada poco antes por los indios, no quedaba más ciudad que Concepción. La sacudida derribó los templos y las casas, que al caer aplastaron a algunos de sus habitantes: Los víveres y los haberes de los pobladores se habrían podido salvar en parte si no hubieran seguido al remezón 3 (tres) Salidas consecutivas del Mar. A las nueve y media de la noche, advirtieron los habitantes que el mar se retiraba considerablemente de la playa, y poco después una ola gigantesca, que alcanzó hasta la plaza, arrasó con los muros agrietados que el templo dejó en pie. El maremoto se repitió por 2 (dos) veces más, en medio de fuertes remezones que se sucedían con cortos intervalos.
                       La mayor parte de la población alcanzó a salvarse, refugiándose en las lomas vecinas. El número de muertos excedió poco de 40  personas. Mas la población entera quedó sin techo y sin víveres a entradas de invierno, y los vecinos, ya arruinados con la destrucción de sus haciendas, al perder sus ropas, sus muebles, sus víveres y cuan­to poseían, quedaron reducidos a la última miseria, sin m