la ciudad en internet  
 

   

 

Historia de Coronel

Fotos Antiguas

Hito Galvarino

Batalla de Coronel

Historia de los Tsunamis

Isla Santa María

playa blanca coronel

Playa Blanca

Nuevo - Paseo las Olas


Sección Motoquera  Coronel City.cl 

motos de chile

 

Correo

gmail

Coronelcity

 

 

Libro de Visitas

 

 

La Lamparita

lota schwager

LotaSchwager.cl

 

 

El Tiempo on line

 

 

 

Links

Tv on line

Plano de Coronel

 

Galvarino

Coronel city.cl

 

galvarino

 

hito galvarino

 

El suplicio de Galvarino, según, la Historia de Chile de Francisco A. Encina. extracto:

Terminada la Batalla de Lagunillas:

"No hay datos que permitan estimar las perdidas de los mapuches. Se sabe que los españoles hicieron a algunos prisioneros. Fray Gil González de San Nicolás, en una carta al concejo de indias, refiere las atrocidades que don García cometió con ellos. Sin embargo el suplicio de Galvarino esta confirmado por otros documentos. En vista del fracaso de as medidas humanitarias, don García quiso escarmentar a los mapuches por el terror. Alonso de Ercilla ha contado el inhumano suplicio en las 10 estrofas últimas del canto XXII de La Araucana. Lo hemos referido, al bosquejar el estoicismo heroico del alma Araucana. Ordenó don García  cortarle las dos manos. Galvarino soporto el suplicio sin proferir una queja y conservando en su rostro inmutable serenidad. Pidió, en seguida, que se le matará, sabiéndose ya inútil como guerrero, y en vista que ya no se le oía su ruego, estallo su cólera en insultos a sus verdugos, y cambiando de resolución, corrió a los suyos para exhortarlos a la lucha y a la venganza."

 

 

hito galvarino

Acceso

entrada a hito galvarino

 

escalera hito galvarino

Escalera al Mirador

 

 

La Araucana.

ALONSO DE ERCILLA

Canto XXII

ENTRAN LOS ESPAÑOLES EN EL ESTADO ARAUCO: TRABAN LOS ARAUCANOS CON ELLOS UNA REÑIDA BATALLA: HACE RENGO DE SU PERSONA GRAN PRUEBA: CORTAN LAS MANOS POR JUSTICIA A GALBARINO,INDIO VALEROSO.


CANTO XXII
PÉRFIDO amor tirano, ¿qué provecho piensas sacar de midesasosiego? ¿No estás de mi promesa satisfecho que quieres afligirme desde luego? ¡Ay!, que ya siento en mi cuidoso 1 pecho labrarme poco a poco un vivo fuego y desde allí con movimiento blando ir por venas y huesos penetrando.
¿Tanto, traidor, te va en que yo